viernes, diciembre 28, 2007

Recuentossss...


Lamentablemente dedicaré este espacio al nunca bien ponderado recuento de fin de año, que por más que lo odiemos y reneguemos de él, es brutalmente necesario, se supone que de esto es de lo que aprendemos. Así que aquí les voy:


Este año ha tenido matices tan diferentes como no los había tenido ninguno hace demasiado tiempo, digamos desde aquellos años en los que todos pasamos llorando las penas de nuestro despertar adolecente. Ese que es la desilución misma de la vida, el despertar que nos pone los pies en la tierra del mundo semi adulto.

He sido un año raro, buenisimo y pésimo al mismo tiempo. Me ha enseñado muchisimas cosas, y aún así ha sido inversamente proporcional. Siento que partí el año con los pies mejor puestos en la tierra que nunca, estaba precisamente donde quería estar. Y ahora a final del año, todo esta desordenado, no se dónde estoy (lo que no necesariamente quiere decir que estoy mal), creo que recuperé de manera importante mi capacidad de sorprenderme. Y debo reconocer que eso me gusta muchisimo.

Me sentí perdida más de la mitad del primer semestre, con el tiempo y muuuucho trabajo logré reordenarme, y si bien estaba reordenada, me di de tropezones con ganas con todas las piedras que me topé en el camino.

El año termina mucho mejor. Me llené de buenas amistades, de buenas experiencias, buenos momentos, de coraje, de ganas, de libertad, de.... uf! Definitivamente el año termina mejor de lo que empezó. Pero es tanto el ajetreo del fin de año, que ahora no tengo la más minima pista de qué podrá depararme el año nuevo (dando por entendido que no hablo de la fiesta precisamente).

No dejo de preguntarme qué será lo que viene. Y he ahí donde disfruto de mi bien retocada capacidad de sorpresa, porque en lugar de estar asustada y a la defensiva, ¡estoy ansiosa!.


En fin, así con el fin de año, habiendo así dicho muy poco de nada, doy por "accomplished" mi recuento de fin de año...

Y es que si me pusiera a dar detalles, no sólo no terminaría nunca, sino que además podría herir suceptibilidades ajenas, que es lo que menos quisiera hacer. Soy una mujer creyente en el KHARMA y por lo mismo, mi tarea es llenarme de Dharma (que es lo contrario al kharma, para los que no saben) y no acumular kharma.


Etcétera, conversa barata...


Muchos saludos a todos los pobres incautos que caen en este espacio y se hacen partícipes involuntarios de mi existencia, ja! Saludos y bienvenido a Felipe también, Camilo me había comentado de ti, intenté postearte de vuelta y no pude, así que obligada a publicar mi comentario aquí. Tu historia suena muy parecida a la mia. Ya lo comentare más extendidamente, cuando pueda postearte.

2 comentarios:

Felipe dijo...

Uf, que año mas extremo. Como bien lo dices en tu articulo estuvo cargado de todo tipo de sensaciones. En mi caso particular el año hasta noviembre era espectacular, me iba bien en la U, como hace mucho nome iba, estaba feliz y en paz...hasta que llego el fatidico diciembre y aqui la vida me recordo el otro lado de la moneda, el yang. Primero termine una relacion de mas de 5 años y medio y al dia siguiente me informan que mi querido abuelo se le habia presentado un coagulo en el lado derecho del cerebro y por lo tanto quedo medio webiado del lado izquierdo.
Despues de todas esas terribles experiencias nada mas queda renacer este año 2008 que se viene cual Ave Fenix. Saludos y felicidades.

Bruno dijo...

A mi me gusta hacer ese recuento al final de cada día...

supongo que así no me recargo tanto emocionalmente, me gusta vivir el dia a dia. :)

bo!